Qué sabe nadie

Qué sabe nadie

Cada uno nace herméticamente cerrado.
Podemos vivir sin saberlo y ser felices.
Tarde o temprano descubrimos o descubren nuestra clave. Podemos pensar en nuestro corazón como una clave incorrecta, pero si vivimos sin preocuparnos por ella, moriremos en paz.
Y hay gente que cree saber los códigos de todo el mundo.
Que demos las claves de nuestro corazón a otros es cosa nuestra. Claves mal usadas pueden hacernos daño encasquillando la cerradura para no poder ser abierta nunca más a no ser que nos trate un buen cerrajero.
Hay otros con una filosoflía completamente diferente, de abrir su cerradura en cuanto la encuentran, y permanecer siempre abiertos, dando una cálida bienvenida a quien se acerca.
¿El sentido d la vida? Descubrir tu clave y qué hacer con ella. Descubre a un individuo con tu misma clave y observa qué ocurre.
6 Comments
  • Anónimo
    Posted at 23:58h, 10 enero Responder

    Me ha encantado el texto. ojalá se pudiera encontrar a alguien con la misma clave…

    (soy Maria)

  • Gaby
    Posted at 03:30h, 03 febrero Responder

    Sería interesante que una vez encontrada la cerradura, aprendieramos el equilibrio para dejar entrar o no a alguien sin dejar la cerradura siempre abierta, o dejar que se encasquille….
    Claves, la vida es un manojo de señales, claves y codigos…

    saludos

  • franco Rosso
    Posted at 04:26h, 06 febrero Responder

    muy bueno, te dejo mi blog para que me contactes porque no se como se ponen los enlaces!! vamosarobarconesto.blogspot.com
    saludos desde argentina, Franco.

  • Rod.
    Posted at 02:50h, 08 febrero Responder

    Somos pequeños dioses sumergidos en la imperfección, donde crecen los alamos y las avenidas acrecientan sus arterias nocturnas. Pequeños dioses que sonrien sobre el mármol, que encienden feroces palabras albañiles. Pequeños dioses que murmuran, pequeños dioses que palpitan, pequeños dioses que crecen a lo lejos y se hacen solo uno, pequeños dioses, grandes en su creación.

  • Jonathan Alonso
    Posted at 16:50h, 08 febrero Responder

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  • ojal-a
    Posted at 19:22h, 09 marzo Responder

    Cuanta razón tienes…

Post A Comment